lunes, 24 de septiembre de 2018
Universidad de Murcia
Estás en: Diario Sí » Universidad de Murcia » «No debería haber alumnos que abandonan los estudios por no poder pagar la matrícula»
ENTREVISTA »

«No debería haber alumnos que abandonan los estudios por no poder pagar la matrícula»


Redacción - Murcia • redaccion@diariosi.com » twitter: @diariosi » facebook.com/diariosi 27/02/2018 ( 10:08 )

¿Qué le lleva a presentarse a las elecciones a Rector de la Universidad de Murcia?

 

El afán de servicio a la comunidad universitaria y a la sociedad en general. Me siento agradecido por las oportunidades que se me han brindado a lo largo de la vida, y muy especialmente las oportunidades que me ha brindado la UMU. Yo quedé huérfano a una edad muy temprana, y además del apoyo de mis hermanos y otros familiares, siempre tuve becas de estudio. También salí adelante con pequeños empleos, de manera que conozco bien las situaciones de las personas que se ven obligadas a compaginar los estudios con el trabajo. He tenido que poner esfuerzo por mi parte, pero también he tenido mucha ayuda, y por eso tengo una gratitud inmensa. A eso hay que añadir un espíritu de servicio que me fue inculcado a lo largo de mi formación. Durante la carrera viví los años de la transición a la democracia, y se agudizó mi sentido del compromiso social, de manera que, al terminar la licenciatura en la UMU en 1980, me marché un año a Nicaragua como voluntario para una campaña de alfabetización de adultos. Posteriormente fui profesor de Filosofía en bachillerato durante 15 años; los tres últimos de esos 15 también fui profesor asociado a tiempo parcial, hasta que en 1997 pasé a un contrato de tiempo completo y luego a Titular y a Catedrático. En toda esa trayectoria profesional me ha movido siempre el compromiso por lo público, de ahí que mi candidatura sea una apuesta nítida por la calidad de la Universidad pública y la igualdad de oportunidades.

 

¿Qué puede ofrecer a la comunidad universitaria?

 

Una gestión ética, eficaz y eficiente. Una gestión centrada en los valores de nuestro Código Ético. En el Código se resaltan cuatro valores prioritarios que deberían inspirar el comportamiento de toda la comunidad universitaria: Compromiso, Diálogo, Respeto y Responsabilidad. Lo que yo puedo aportar es un empujón para que estos valores se pongan en práctica en todas las tareas y actividades que se lleven a cabo en la UMU, de manera que los recursos de los que disponemos se administren con justicia (nunca hay que olvidar que el dinero público es de la comunidad, lo aportamos todos con nuestros impuestos). Pero, además de gestionar bien los recursos, un equipo rectoral ha de ser proactivo y reivindicativo, para exigir que se cambien las normas regionales y estatales que están afectando negativamente a las personas, como por ejemplo la política de precios públicos, la política de becas, las políticas discriminatorias contra las mujeres, las políticas restrictivas en materia laboral y salarial, etc. Otro aspecto de mi aportación será el de un acercamiento mayor a las empresas y a las organizaciones solidarias (mal llamadas ONG, porque las siglas ONG nombran negativamente lo que debería ser nombrado en positivo). Me he propuesto que la UMU tenga un compromiso explícito con los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la ONU para 2030, de manera que toda la Región se comprometa con los 17 objetivos, para hacerlos avanzar todo cuanto sea posible.

 

¿Si tuviera que elegir alguna seña de identidad de su propuesta rectoral, cuál sería?

 

Nuestro lema es: “Tus valores, nuestro compromiso”. Mi equipo y yo pensamos que la comunidad universitaria quiere más justicia, cero chanchullos, cero utilización de la universidad como trampolín para la política o para otros intereses, mucho más compromiso por la igualdad entre mujeres y hombres, por la igualdad de oportunidades y por la atención a las personas que atraviesan situaciones de precariedad y vulnerabilidad. Y, por eso, queremos ser la candidatura que apuesta por la universidad pública, por una universidad pública de calidad, plural, abierta, justa y cordial.

 

Háganos un diagnóstico del estado actual de la UMU. ¿Cuáles son los principales retos a los que se enfrenta la Universidad de Murcia?

 

En estos momentos, hay varios retos importantes: la renovación generacional de la plantilla, la culminación de las infraestructuras del Campus de Ciencias de la Salud, de San Javier y de Lorca, la eliminación de la precariedad laboral, el reforzamiento de las ayudas para que los estudiantes en apuros no tengan que abandonar los estudios, la mejora de la imagen de la universidad ante la sociedad, la mejora de la proyección internacional, la mejora de la docencia con una atención más personalizada, la mejora de la investigación con mayor apoyo a los grupos investigadores y la mejora de la cultura interna reforzando los valores de la igualdad, de la transparencia y las buenas prácticas del Código Ético, en todas las áreas y tareas.

 

¿Es suficiente el presupuesto actual de la UMU para conseguir esa universidad por la que usted aboga?

 

Todavía no dispongo de todos los datos (se supone que dispondré de ellos cuando ocupe el cargo de rector), pero los que tengo me permiten afirmar que el presupuesto actual se queda corto. La mayor parte de los retos mencionados anteriormente necesitan una dotación presupuestaria para llevarlos a la práctica. Especialmente la dotación de infraestructuras de los campus de El Palmar, San Javier y Lorca, sin olvidar el caso de Enfermería de Cartagena (a negociar con el SMS), la ampliación del Campus de Espinardo y la reforma de algunos edificios y aulas del Campus de La Merced. Para conectar con medios de transporte público los diversos campus universitarios también se necesita dinero, etc. Para mejorar muchas cosas (no todas) se necesitan más recursos, y, por supuesto, administrarlos bien.

 

El plan de financiación plurianual ha aportado tranquilidad para el futuro próximo. ¿En qué habría que mejorar en este aspecto?

 

Habría que asegurar que el plan proporciona realmente los recursos que necesitamos para completar las infraestructuras y para llevar a cabo las mejoras que nos hemos propuesto en docencia, investigación y transferencia del conocimiento.

 

¿En qué aspectos se podría avanzar en la captación de recursos externos?

 

Hay que distinguir entre recursos externos públicos (Unión Europea, Gobierno de España, Comunidad Autónoma) y recursos externos privados. En el primer caso, hay que apoyar a nuestro PDI y PAS para que gestionen buenos proyectos, de manera que obtengan financiación en las convocatorias anuales. En el segundo caso, además de presentar buenos proyectos a convocatorias de fundaciones privadas que apoyan la investigación, hay que explorar nuevas vías de financiación. Por ejemplo, una vía que se está mostrando fructífera es el mecenazgo a través de la creación de nuevas cátedras de empresa.

 

Háblenos de su equipo. ¿Qué ha pretendido repartiendo las áreas en la manera en que lo ha hecho y qué le ha llevado a elegir a ese equipo precisamente?

 

Mi primer criterio ha sido la competencia técnica y ética de las personas elegidas. Una persona es una excelente profesional cuando tiene una gran capacidad técnica y al mismo tiempo una integridad moral a toda prueba. El segundo criterio ha sido que la persona encaje bien con el resto del equipo, que se pueda sentir a gusto con los demás y conmigo, compartiendo una misma visión del proyecto de universidad que queremos llevar adelante. Una vez que se han ido integrando en el equipo, el reparto de tareas ha sido, en cierta medida, el resultado de un acuerdo en el que todos han participado, han aportado ideas y se han comprometido a apoyarse mutuamente. Una de las cosas que más satisfacción me producen es observar a las personas cooperando para el logro de objetivos del bien común, en este caso, el bien de la UMU. 

 

Nunca, en la historia de la Universidad de Murcia ha habido tantos candidatos a Rector ¿Denota eso que hay un mayor interés por nuestra universidad que en otras épocas?

 

En parte sí. Hay más interés por participar en la gestión porque se observa que se pueden hacer muchas cosas para mejorar la UMU. Hay ganas de superación, de proyectar una imagen de universidad más acorde con el esfuerzo que estamos haciendo desde hace bastante tiempo. Hay ganas de resolver los problemas que tenemos, como el envejecimiento de la plantilla, la precariedad laboral, las tensiones con la UCAM, los efectos del decreto Wert, etc. Hay un ambiente de querer luchar contra el trato injusto que reciben muchas personas, con la esperanza de que se pueden lograr cambios muy positivos. En mi caso, me ilusiona que se puedan realizar ciertos valores que merece la pena fomentar, como la igualdad, la solidaridad, el desarrollo humano sostenible, la equidad, la compasión, el respeto y el compromiso con la justicia. 

 

¿Cuáles son las principales carencias que tiene ahora mismo el PAS? ¿Cuál va a ser su política en este ámbito?

 

En el PAS percibo malestar porque se siente injustamente tratado. Necesita una expectativa clara en cuanto a carrera profesional bien definida y con unas condiciones accesibles para ir progresando en ella. La universidad necesita tener un PAS motivado y experto, que se encargue de gestionar bien, descargando al PDI de tareas burocráticas para que pueda centrarse en la docencia y la investigación. Se necesita un plan de formación ambicioso y útil, que le proporcione las herramientas necesarias para afrontar los retos de un mundo aceleradamente cambiante, como es el nuestro. Mi política, por tanto, va a ir encaminada a que el PAS se sienta tratado con justicia, viendo reconocida su labor a través de diversos incentivos, no solo económicos, sino también de prestigio y de cierta cuota de poder. Vamos a dedicar más recursos a mejorar la situación del PAS. ¿Qué cantidad de recursos? La que resulte de aplicar la proporción de PAS con relación a PDI a los nuevos ingresos que se consigan para la UMU.

 

¿Y con respecto al profesorado?

 

En el profesorado hay que distinguir al PDI funcionario y el PDI laboral, y dentro de este último el PDI a tiempo completo y el PDI a tiempo parcial. Cada colectivo tiene sus propias aspiraciones y el trato a cada grupo ha de ser diferenciado. Para rejuvenecer la plantilla necesitamos más personal a tiempo completo con estabilidad laboral. Por lo tanto, hay que potenciar la entrada de contratados pre y postdoctorales, además de dar oportunidades a quienes están contratados a tiempo parcial y tienen méritos acreditados para acceder a contratos a tiempo completo. Al PDI laboral a tiempo completo hay que darle oportunidades para que pueda acreditarse a PDI funcionario, y al PDI funcionario hay que descargarlo de burocracia y apoyarle para reforzar los grupos de investigación y para que pueda conseguir financiación externa.

 

Háblenos del tema de los alumnos, ¿cuáles son sus planes en este terreno?

 

No debería haber casos de alumnado que se ve obligado a abandonar los estudios por no poder pagar la matrícula, o por tener que ponerse a trabajar y no poder asistir a las clases, o por una discapacidad, o cualquier causa sobrevenida. Todo eso se debe arreglar. Además, el alumnado ha de encontrar mejores métodos didácticos, que potencien su aprendizaje, más oportunidades para acceder a grupos bilingües, más oportunidades para marcharse un año fuera, y sobre todo más bajos precios públicos, especialmente en los másteres. Nuestro objetivo será la bonificación del 99% del importe de los créditos correspondientes a asignaturas aprobadas en primera matrícula en el curso anterior, o en los dos cursos anteriores en el caso de los másteres.

 

¿Qué nos puede decir del tema de la investigación?

 

Tenemos que dar más apoyo a los grupos de investigación mediante la contratación de PAS que les descargue de burocracia y les ayude a conseguir financiación externa. En algunos casos hay que adquirir equipamiento nuevo que se considera necesario para una investigación de vanguardia. Hay que incentivar la investigación en todas las áreas de conocimiento, reconociendo la especificidad de cada sector (no solo se investiga en ciencias de la naturaleza y en biomedicina, sino también en ciencias sociales y jurídicas, y en artes y humanidades).

 

En cuanto a la cultura, ¿nos puede hablar de cuáles serán sus principales directrices en este ámbito?

 

Desde la UMU se están llevando a cabo muchas actividades muy interesantes en el ámbito de la cultura, dirigidas a la comunidad universitaria y también a la sociedad murciana en general. Por ejemplo, las aulas de música, danza, teatro, humanidades, artes plásticas y visuales, debate, cómic, aula fórum, cultura científica, etc. Pero el reto es captar la atención del público potencial de cada actividad, de manera que es preciso mejorar la comunicación con dicho público, el objetivo es llegar a la gente, de manera que vamos a poner en marcha nuevas iniciativas para asegurarnos la visibilidad de la oferta cultural. Para ello, vamos a intensificar la colaboración de las facultades y de los medios de comunicación, desarrollando una programación cultural bien diseñada y coordinada, que conecte con los intereses del público receptor y sea capaz de atraerlo.

 

La internacionalización es otro de los puntos fuertes de una universidad actual, ¿qué piensa sobre ello? ¿cuál es su proyecto?

 

En este aspecto es necesario un plan estratégico que involucre a todos los centros y a los tres colectivos universitarios. En dicho plan es esencial potenciar las redes interuniversitarias, el Campus Mare Nostrum, el estímulo al aprendizaje de idiomas, la presencia de la UMU en eventos internacionales, la mejora de nuestra web para que tenga más información en otras lenguas, particularmente en inglés, la realización de actividades veraniegas específicamente diseñadas para estudiantes extranjeros y adaptar mejor nuestra oferta formativa, especialmente de másteres, para colectivos extranjeros de habla hispana, entre otras iniciativas.

 

También es crucial cómo difundimos lo nuestro. ¿Qué nos puede decir del ámbito de la comunicación?

 

Esta es una cuestión esencial. Nuestro proyecto incluye un gabinete de comunicación estrechamente ligado a Secretaría General y en contacto directo con el Rector y con la Unidad de Dato Único. Se trata de centralizar y coordinar toda la información relevante que produce la UMU, estableciendo prioridades y desarrollando herramientas que compaginen el máximo de transparencia con la mayor garantía de protección de los datos personales y con un nivel óptimo de eficacia informativa de cara al público.

 

¿Cuál es su posición con respecto a la Convalecencia como sede del Rectorado?

 

Considero que la Convalecencia debe mantener espacios para el equipo de gobierno y para el Consejo Social, siendo la sede oficial del Rectorado. Pero eso es compatible con que también existan en Espinardo (y en el futuro también en los demás campus), otros espacios donde el equipo de gobierno pueda atender a la comunidad universitaria con más cercanía.

 

¿En qué ámbitos hay que poner especial énfasis para conseguir que la Universidad de Murcia gane en competitividad?

 

En las tres misiones de la universidad: mejora en la docencia, en la investigación y en la transferencia de conocimientos. Si descuidamos alguna de las tres, perdemos competitividad. El énfasis hay que ponerlo en las tres simultáneamente, con la transversalidad de la internacionalización y la proyección comunicativa hacia la sociedad. Si conseguimos conectar bien con nuestro entorno y con las redes interuniversitarias, potenciaremos las tres metas y seremos más competentes y competitivos.

 

¿Qué debería dejar claro la Universidad de Murcia ante las autoridades regionales en el tema de la UCAM?

 

Que las universidades públicas son las de la Comunidad Autónoma, son las que paga el contribuyente, y por eso deben ser su prioridad frente a las privadas. Eso implica que las autoridades han de ser las primeras interesadas en asegurar que en las prácticas en los centros públicos (hospitales, institutos, escuelas, etc.) tengan prioridad los estudiantes de las universidades públicas.

 

Entre los últimos 10 candidatos a Rector de la UMU no ha habido ninguna mujer. Y en sus 102 años de historia tan sólo una.  ¿Por qué ocurre esto en una institución en el que hay más mujeres que hombres? ¿Qué medidas va a tomar en el ámbito de la Igualdad?

 

Existe una discriminación indirecta que sufren las mujeres, que tiene que ver con la maternidad y con la conciliación de la vida familiar y laboral. Para reducir o eliminar esta discriminación es preciso potenciar la Comisión de Impacto de Género, que vela por que todas las actividades y reglamentos tengan en cuenta la necesidad de equidad con respecto a las mujeres. Se va a potenciar la red de igualdad de la UMU y vamos a ser implacables contra el acoso, además de fomentar las vocaciones científicas entre las niñas y jóvenes.

 

Exprésenos, por último, un deseo para estos próximos cuatro años. ¿Cómo le gustaría ser recordado en el futuro si logra alcanzar el Rectorado?

 

Me gustaría ser recordado como el rector del impulso a los valores y a la concordia. Como alguien que lideró unas reformas encaminadas a dar un trato más justo a todos los colectivos universitarios para mejorar la docencia, la investigación y la transferencia del conocimiento a la sociedad.



Enviando...

Comentarios

© Diario Si, C.B. – Todos los derechos reservados |Aviso legal | Contacto